jueves, 10 de diciembre de 2015

Fuente de Oxígeno

La semilla, tierna por dentro, da a luz. 
Sobre la cascara externa comienzan a brotar pequeños trozos de lo que va a ser. Desde abajo arrancan con cautela, queriendo salir corriendo de lo oscuro, para asomarse a la vida.

Las raíces comienzan a fluir, alargándose. Penetran la tierra, sin temor a lo negro. Se adaptan y buscan hasta encontrar su comodidad, sin cesar de crecer.

Mientras el suelo lo amamanta. El sol y la clorofila hacen lo suyo.

…La tierra. Mulata. Le abre paso con todo respeto…

La rigidez áspera de su tronco, impone presencia y empieza a expandirse. Genera ramas que se visten con hojas pintadas de varios colores.
…Aromas divinos. Flores incandescentes…

Se adecuan a cada estación y a cada región….


para seguir viviendo y hacernos vivir.


2 comentarios:

  1. Me encantó leer esta descripción emocionada de un hecho que me conmueve del mismo modo y me impulsó a escribir dos poemas que aparecen en "La botella en el mar": "La creación" y "Simiente". APLAUDO de manera especial el final de tu FUENTE DE OXÍGENO" : "para seguir viviendo y hacernos vivir". ¡Cuánta falta hace a tantos entender esto!!¡Cuánta falta hacen "otras miradas" como la tuya, Luciana.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó leer esta descripción emocionada de un hecho que me conmueve del mismo modo y me impulsó a escribir dos poemas que aparecen en "La botella en el mar": "La creación" y "Simiente". APLAUDO de manera especial el final de tu FUENTE DE OXÍGENO" : "para seguir viviendo y hacernos vivir". ¡Cuánta falta hace a tantos entender esto!!¡Cuánta falta hacen "otras miradas" como la tuya, Luciana.

    ResponderEliminar