miércoles, 18 de mayo de 2016

Un lugar dónde el tiempo pasa más lento…

Don Santos Turra, vivía en Purranque (Chile), cuando allá por 1899 decide salir en busca de tierra para establecerse.
Una búsqueda que terminó en el valle de “El Manso”, con su esposa doña Victoria Gallardo y un hijo José Santos.
“Vinimos sin nada, estuvimos solos en el valle durante 10 años”
En 1900 tanto Argentina como Chile, se encontraban en un proceso de consolidación de los estados nacionales y buscaban ampliar el territorio. Una disputa que logró resolverse en los pactos de mayo de 1902.
Don Santos Turra, creía y deseaba encontrarse en territorio chileno, pero más tarde de su establecimiento en “El Manso”, se enteró que se había establecido del lado argentino.
Se dedicaban especialmente a la agricultura, la cría de animales y al trabajo con madera a pequeña escala.
Las mujeres principalmente a la huerta. Y muchas veces los hombres se iban a trabajar al Bolsón o a Cholila y volvían al valle con animales.
 “En 1905, una de esas veces que Don Santos Turra se fue en busca de trabajo, se desató un incendio en El León (Chile), que rápidamente llegó a “El Manso”. Victoria Gallardo,  con 3 hijos dos nenes y una nena de 6 meses estaban allí. Llevaron toda su ropa y colchones a un arroyo de 5 metros de profundidad. Victoria tomó un banco y un balde y se fue con los niños a una plantación de papas. Mojaba los cueros en el balde y mantenía húmedo a los niños para que no se quemaran. Palos prendidos fuego pasaban por encima de ellos. Cuando los niños se quejaron de hambre, intentó agarrar papas, y el carbón junto con la desilusión se filtró entre los dedos de Doña Victoria. Comenzó una tormenta que terminó con el incendio, cuando fueron en búsqueda de sus colchones el arroyo estaba seco, y quedaban los vestigios de aquella ropa.  El milagro fue qué los 4 se salvaron, su madre quedó con algunas quemaduras, y posteriormente la niña de 6 meses fue sordo muda, que puede haber sido consecuencia del humo que respiraron.
En este incendio, la familia perdió todo. Hicieron una choza de madera quemada y piedras, para refugiarse esperando la vuelta de Don Santos que estaba en los Repollos trabajando, cuando llega al Valle cabizbajo espera encontrar a su familia sin vida. Por fortuna no fue así.”

En 1912 hubo otro incendio, no fue tan fuerte, y con la experiencia vivida, los Turra salvaron su casa.

En 1917 nace Audolia, que hoy con 98 años, está en el Manso para relatar la historia de su padre (el pionero del lugar).
Audolia, con una Carelli de fondo, me relató el incendio vivido por su familia y me cuenta que…
…”Toda su familia es longeva. Su abuela vivió hasta los 107 años. Su secreto es comer sano y trabajar.
Trabajó desde los 7 años, pero era casi un juego.
-Nos poníamos las arvejas en los bolsillos y salíamos al campo. Todo lo que comíamos era propio, hasta la harina hacíamos.  Solo comprábamos arroz, azúcar y sal.  
-No es como ahora, que toman cosas para no tener hijos, antes era lo que la naturaleza te daba. (Por eso teníamos muchos hijos, dice entre risas)
Y para dar a luz se ayudaban entre las mujeres del valle.
-Yo tuve la primer Carelli de El Manso en el 55, cruzamos el río en bote y luego con maderas debajo de la cocina y los bueyes la trajimos a casa. Antes de eso se cocinaba todo en el fogón."
Otra Carelli que da que hablar.
Y me cuenta que, para salir del lugar, debían cruzar el río Manso. Pasaron de tener solo caballos con carros, a cruzar el río en bote, que luego una crecida se lo llevó. Más adelante se modernizaron con una roldana que posteriormente se reemplazó con una pasarela, también víctima de una crecida del río.
Hoy hay una pasarela, que se puede cruzar, en moto, bici, o caminando.
Se movían a caballo con cargueros. Para proveerse de mercadería viajaban a Bariloche (60km) y el viaje podía durar entre 4 o 5 días.
Hoy en día siguen viviendo de la agricultura y animales, las mujeres se siguen dedicando a la huerta y para proveerse de mercadería viajan a Bariloche o el Bolsón. Un lugar donde el tiempo avanzó lentamente.
En 1936 lo declaran Parque Nacional Nahuel Huapi. La familia de Santos Turra quedó en el lugar, ya que se habían establecido anteriormente.  Ya no permiten pobladores nuevos y los controles son estrictos.
Ubicación:
Valle del río Manso
Al suroeste de la provincia de Río Negro. Entre Bariloche y el Bolsón


Este valle recorre en territorio argentino los últimos 40 km del río Manso cuyo cauce desemboca en el océano pacífico atravesando la Cordillera de los Andes. 
Río Manso

El valle de El Manso

Trabajo realizados tiempo atrás
Juntada de avena 2016 (el tiempo pasó lento)

Juntada de avena (aproximadamente 40 años atrás)
                                   

Campo de Audolia

Arvejas de la huerta

Arvejas de la huerta

Atardecer Río Manso

Audolia, la Carelli y yo....
Carro utilizado anteriormente




1 comentario:

  1. Luciana, quiero que sepas que me encantó la manera que relatas esta historia. En la actualidad escribo una novela y buscando datos sobre el lugar, valle de El Manso, me topé con don Santos Turra y su esposa Victoria. Voy a incluir la anécdota en una escena de la novela. Más alla de la ficción intento que hechos y personajes que forman parte de la historia argentina se vean reflejados. Un cordial saludo. Estela

    ResponderEliminar